Rutas de Interés

Avistamiento de Aves

El turismo ornitológico en el Parque Natural de los Alcornocales es extraordinario. Su excepcional valor ornitológico y su ubicación estratégica, formando parte del área del Estrecho de Gibraltar y cercana a Espacios Naturales protegidos como los Parajes Naturales de la Playa de los Lances (Tarifa), estuario del río Palmones y estuario del río Guadiaro, así como la antigua laguna de la Janda, suponen un atractivo para una gran clientela.

La importancia ornitológica del área del estrecho es conocida desde tiempos inmemoriales; así lo constatan las pinturas Neolíticas y de la Edad de los Metales encontradas en abrigos y cuevas, como las existentes en el Tajo de la Figura (Benalup) en las que se pueden ver un auténtico inventario de aves de la zona.

Un total de 226 especies de 56 familias se han observado en el Parque Natural de Los Alcornocales, el grupo de las águilas (familia Accipitridae) es el más numeroso con 23 especies. Esto se debe a que el área del Parque presenta hábitats ideales para este grupo (grandes masas boscosas y roquedos), al mismo tiempo que se encuentra situado en el mejor lugar de Europa, junto con el Bósforo, para el paso migratorio de estas aves.

En la zona del Parque Natural de los Alcornocales, contamos con varios puestos de observación donde podemos contemplar numerosas especies de aves que cruzan el estrecho sobre todo en período de migraciones.

Un punto importante a resaltar en el aspecto ornitológico es la antigua laguna de la Janda, que existió hasta mitad del siglo XX, en las cercanía de esta cueva era el paraíso para millones de aves que encontraron aquí un hábitat idóneo para su alimentación y reproducción. Para las aves migratorias era un área de descanso y de invernación. Con la desecación artificial en 1960 se destruyó este importante nicho ecológico, extinguiéndose también la última población española reproductora de Grus Grus (Grulla Común), con la construcción del pantano del Barbate se ha logrado la aproximación de nuevas especies de aves acuáticas a la zona.

Importante señalar la presencia en la zona de Ornitour ( ver directorio), empresa especializada en temas ornitológicos y organización de rutas y visitas a puestos de observación de aves existentes en el Parque Natural.

Dificultad: Fácil



Itinerario Benalup - Casas Viejas

Las reducidas dimensiones de la localidad nos inclinan recomendarle que la opción ideal es perderse por el pueblo e ir descubriendo los distintos atractivos por cuenta propia. No obstante, le vamos a recomendar algunas cuestiones, que nos parecen que harán más interesante su visita.

Podemos empezar por la plaza el Pijo. La razón de este nombre está en una antigua fuente. Esta copla de carnaval lo refleja perfectamente con la gracia propia de estos lares.

Bajamos por la calle peatonal de San Juan, en las dos confiterías existentes puede adquirir pasteles y tartas artesanas y propias de la localidad. Desembocamos en la Alameda, verdadero núcleo neurálgico y vital del pueblo.

En un extremo de la plaza se encuentra dos de los bares con más solera del pueblo, ambos de principio del siglo XX son regentados ya por la tercera generación, pasando de padres a hijos, ambos han sido testigos de los principales acontecimientos del pueblo, como la inauguración de la Iglesia, los sucesos de Casas Viejas o la Guerra Civil, antes como ahora la Alameda siempre ha sido el núcleo neurálgico del pueblo. El Tato para los cafés (que se pueden acompañar de los dulces tradicionales y artesanos de la confitería de enfrente) y las copas nocturnas y el bar Ricardín para las cervezas y vinos y el tapeo (no podemos resistirnos a recomendarle la tapa de queso o de carne mechada). Este bar desborda solera por todas las partes, no sólo por el establecimiento también por su dueño y su clientela habitual.

La Iglesia de Nuestra Señora del Socorro merece una visita.

A continuación podemos callejear por el casco antiguo, dirigiéndonos hacia el oeste. Podemos pasar por la antigua calle Medina, hoy denominada calle de la Independencia, donde a mitad de la calle y en la acera derecha se encuentra la casa que alberga el huerto donde se encontraba la famosa choza de Seis Dedos. Llegamos al Tajo (preguntando claro, oficio de todo buen curioso), uno de los barrios más populares del pueblo, pero que también es exponente del desarrollo sufrido recientemente, no obstante la anarquía en su construcción y el dominio de la autoconstrucción nos recuerda que está construido sobre una antigua cañada en la que el suelo era gratis. A través de un precioso camino flanqueado por ambas parte por frondosa vegetación, vamos pasando por explotaciones dedicadas a la ganadería extensiva, donde el predominio del ganado vacuno es absoluto. El camino es ideal para un tranquilo paseo.

A un kilometro escaso, abandonando el camino hacía la derecha llegamos a la "Morita" o Torre de Benalup-Casas Viejas. Se puede entrar con vehículo, ya que este camino es una vía pecuaria. En cuanto a la vegetación destacan los alcornoques, los acebuches, los chopos, los maholetos, los aladiernos, etc. También es frecuente observar abundantes y variados tipos de rapaces.

Podemos regresar al pueblo y dar cuenta de una estupenda comida, que no lo olvidemos, es uno de los grandes atractivos turísticos del pueblo. Lo podemos hacer en el Cortijo la Grullas, en el Mesón Tajo de las Figuras, en casa Pepe, en el Merendero o en alguno de los muchos bares y ventas que se encuentran en el pueblo. La tarde la podemos dedicar a callejear, a compras o a darnos un paseo hasta el Merendero, vía Cañuelo o Paternilla. Pasaremos por la orativa, hermosa finca, que debido al desarrollo urbanístico del pueblo, ya está integrada en él, constituyendo una zona verde natural, dentro de él. Aquí anbundan los pinos piñoneros, las encinas (que no las hay en la Janda), los árboles frutales, higueras, almendros y olivos. El Merendero ofrece, además de una estupenda comida, la posibilidad de preparársela usted mismo en las parrillas dispuestas a tal uso o una serie de columpios y toboganes donde los más pequeños tienen asegurada la diversión y de paso pueden dejar tranquilos a los padres para contemplar la hermosa vista de Sierra Momia, Alcalá de los Gazules y el Valle del Celemín y Barbate.

Dificultad: Fácil



Fuentes Urbanas Benalup-Casas Viejas
 
Este itinerario podría comenzarse en cualquiera de las fuentes que se situan en el plano. No obstante merece la pena empezar la visita adentrándonos en el pueblo a través de la Alameda y dejñandonos impregnar bajo los techos de la Iglesia de Nuestra Señora del Socorro. Aunque fue construida en este siglo tiene un aire mediaval, romántico y múdejar, con arcos peraltadosy ladrillos.

De manera tradicional los habitantes del pueblo han canalizado los diferentes "chorros" de agua provenientes del gran acuífero que se encuentra bajo todo el área desde Barbate-Vejer hasta la zona de Benalup-Casas Viejas.

El aprovechamiento de las aguas subterráneas ha sido múltiple, desde el abastecimiento d eagua potable a las casas, hasta la implantación de sistemas de regadío que mantiene vigorosas las pequeñas huertas familiares que junto al pueblo aún se cultivan.

Desde la Alameda podemos tomar la calle San Juan en la que se encuentra "La Fuente del Pijo", de las más antiguas y numerosas veces restaurada.

Si observamos ahora a nuestra izquierda dentro de una calle muy estrecha se encuentra "La fuente de Cristobalilla o de los Muertos" que estçá actualmente en fase de construcción.

Nuestro recorrido continuará subiendo la calle San Juan hasta entrar en la carretera Benalup-Casas Viejas-MEdina Sidonia donde encontraremos a nuestra derecha bajo unas escaleras "La Fuente de la Calera", restaurada en 1999 con matices muy andaluces. (azulejos, vigas de madera, techo de teja).

Comenzamos a bajar en este punto, a través de la calle Alta hasta la calle Polavieja, donde encontraremos "La Fuente de los Vaqueros", también de teja andaluza y de nueva restauración.

Al iniciar el descenso de la calle Polavieja, junto a un paisaje de fondo espectacular, hallaremos "La Fuente de la Calcetilla". Para finalizar, en la calle Fuentes visitaremos la surgencia de agua más conocida y visitada del pueblo "La Fuente del Chorro Grande", desde donde podemos concluir nuestro itinerario degustando la deliciosa oferta gastronómica que presenta Benalup-Casas Viejas

Dificultad: Fácil

Tiempo: 40 min.



La Antigua Laguna de La Janda

Le presentamos un itinerario por el cauce del río y por la antigua laguna de la Janda, es muy recomendable hacerlo en bicicleta, pero también se puede combinar con el coche y a pie. Como siempre las diversas posibilidades que admite le permite crearse su propio itinerario.

Empieza en el lado meridional del pueblo, tomando la carretera de Alcalá, cuando pasamos el puente del rió Álamo a la derecha nos encontramos con la finca de los Ahijones de los Domeqc, entramos por la cancela y nos dirigimos a la ribera derecha del río donde se encuentra un acebuche centenario de más de seis metros de diametro. Su espectacularidad y su valor natural han conducido al Ayuntamiento de Benalup-Casas Viejas solicitar la declaración de monumento natural. Volvemos a la carretera de Alcalá y en dirección Benalup-Casas Viejas llegamos a la Venta Pareja, aquí tomamos la Cañada Real de Algeciras que nos puede permite realizar diversas actividades como pesca, senderismo, rutas a caballo e incluso piragúismo, habiéndose celebrado ya algunas competiciones de este deporte. Seguimos la Cañada Real y cruzando la carretera a los Barrios nos metemos en el camino asfaltado hacia Fascinas, pasamos el puente, lo que era la antigua pasada de Tarifa y a la derecha se observa toda la vega cultivada de arroz, hacia el norte podemos observar hermosas vistas panorámicas del pueblo. Muy pronto nos encontramos un cruce hacia la izquierda se dirige el camino hasta Fascinas, aquí estamos en el Parque de los Alcornocales, donde es muy probable que muy cerca de la carretera veamos Venados o en septiembre seamos testigos de la "Berrea", a la derecha nos adentramos en la finca de las Lomas y la antigua laguna de la Janda, encontrandose aquí la mayor colonia de cigüeñas de España.

Esta zona endorroica debido a la composición arcillosa de sus tierras y al nulo desnivel con respecto al mar constituía la laguna más grande de toda España, con uno de los ecosistemas fluviales más rico y diverso de Europa, hecho lógico por otra parte si somos conscientes de su situación estratégica o de puente para las aves emigratorias en sus viajes estacionales entre el continente europeo y africano. Fundamentalmente era alimentada por el Barbate, el Almodóvar y el Celemín, formando a su alrededor un sistema de lagunas como la de Rehuelga, Espartina, Torero, Tapatanilla, etc.

Las primeras obras para la desecación de la Laguna de la Janda se realizaron en la primera mitad del siglo pasado(1825-1833). En 1929, en plena dictadura de Miguel Primo de Rivera, se redactó el primer proyecto parcial para la desecación de esta laguna y en 1936 se presentó oficialmente el "Proyecto de desecación, saneamiento y colmatación de las Lagunas del Barbate". Pero no sería hasta 1967, en plena dictadura de Franco, cuando se consiguió la desecación total. Para asegurar ésta se emprendieron las obras de los tres pantanos; el del Almodovar, Celemín y Barbate. Pese a que estas obras están concluidas, en épocas lluviosas la naturaleza se vuelve a imponer y se vuelven a inundar estas tierras. Hace dos años se anegaron completamente más de cuatro mil hectáreas. Como dice Antonio Luís Rodríguez Cabañas en su libro Benalup (Casas Viejas) "Toda esta transformación produjo la desaparición en Cádiz de al menos 18 especies animales, entre ellas la verdadera joya fue la grulla, pues se vieron privadas de su hábitat propio. De la importancia ecológica que tuvo la región en otros tiempos nos hablan las innumerables pinturas rupestres prehistóricas desparramadas por todas las cuevas y abrigos de sus alrededores. Una vez más y en aras del progreso se perdió un fabuloso ecosistema de esencial importancia".

En la actualidad y al hilo de las últimas anegaciones se ha establecido un importante debate sobre la conveniencia de volver a recuperar, aunque sea sólo en parte, esta laguna.La Junta Andalucía ha encargado un pormenorizado estudio a la Universidad de Cordoba, en este sentido hay que citar e libro de J.M. Recio Espejo "Breve reseña histórica del proceso de desecación de la laguna de La Janda" publicado por la Universidad de Cordoba en 1977 y las Jornadas de Campo en la Depresión de la Janda publicado en A.E.Q.U.A.-G.A.C., 1995. Si bien la pérdida en el ecosistema fluvial ha sido importante, todavía quedan huellas de su antiguo esplendor y la zona continúa siendo una de las zonas de paso de las aves migratorias más importante de España. En efecto, aquí se localiza una gran colonia de cigueñas, de garcillas bueyeras, aguiluchos cenizos y varias especies de patos. Basándonos en una información de la página Web de Agaden vamos a realizar un breve repaso sobre los distintos tipos de aves que se pueden observar a lo largo del año. En Febrero empiezan a cruzar el estrecho muchas aves en dirección a sus áreas de nidificación. Llegan a la península las primeras golondrinas, abubillas y cucos. Comienzan a verse cigüeñas blancas y milanos negros, como la mayoría de las aves siguen invernando en nuestras latitudes, en nuestros humedales no sólo podemos ver las aves invernantes, sino también las que vienen de África. Marzo es el mes de las primeras águilas, milanos negros y reales que invernan en la Janda, Abril, por el contrario, lo es de los alimoches, halcones abejeros, aguiluchos, etc. En las lajas y roquedos de la comarca comienzan a observarse a los buitres leonados. En Mayo pasan los halcones abejeros y los últimos bandos de flamencos cruzan el Estrecho rumbo a Fuentepiedra, Doñana, los humedales del sureste o al sur de Francia. En Julio comienzan a observarse los primeros bandos de milanos negros y de cigüeñas blancas, masificándose en Agosto. Septiembre es el mejor mes para observar la migración posnupcial, halcones abejeros, aguilas calzadas, aguiluchos cenizos, águilas culebreras son observados en nuestras tierras preparando el salto del estrecho. En Octubre miles de fringílidos, jilgueros, verderones, pardillos y cerdecillos alcanzan el sur de la Peninsula y se observan en la Janda, mientras que Noviembre es el mes en el que suelen cruzar el Estrecho los buitres leonados.

Dificultad: Fácil   

 


La Gargantilla

En coche, una vez que hemos pasado las Lagunetas a unos 500 metros a la izquierda nos encontramos una cancela de hierro donde aparece el nombre de la finca; "Las Gargantillas". Andando, cogemos un camino en buenas condiciones que presenta una ligera pendiente.

Muy pronto podemos empezar a observar la vegetación típica del parque (jaras, brezos, lentiscos, labiérnagos, agracejos, alcornoques, acebuches, espino negro, majoletos, aulagas, carrasca, bayón, aladiernos, etc. y más al fondo, ya en la Sierra los quejigos y los madroños).

En la casa del guarda pedimos permiso para la excursión, no suele poner problemas. Nos toparemos con cuevas con pinturas neolíticas y arriba en la cima enterramientos antropomórficos.

Un poco más adelante, a unos 500 metros, nos encontramos un típico "canuto" con su vegetación propia; alisos, fresnos, laureles, hojaranzos, durillos, madreselva, etc. Salimos del canuto y empezamos a subir una pendiente muy grande hacia la izquierda, que nos llevará por medio de un amplio bosque mediterráneo hasta la cima (361 m) de Sierra Momia, desde donde se puede contemplar una hermosa vista panorámica del pueblo Benalup-Casas Viejas, del pantano del Celemín y del Barbate, Medina y en días claro se puede hasta observar los barcos de Barbate.

Podemos regresar por el mismo sitio o siguiendo la sierra en dirección a la entrada de la finca hasta la cancela.

Dificultad: Fácil   

 


La Yeguada - Nacimientos - Las Lomas

Este itinerario admite muchas posibilidades, se puede hacer íntegramente en coche o combinándolo con paseos en bici o a pie. Al mismo tiempo se puede realizar en un día o en dos. No obstante, nuestra recomendación general es que vengas a comer a los Badalejos, la Yeguada o Cantarrana y que aproveches el tiempo para visitar algunos lugares muy interesantes. Aunque te proponemos una ruta, lo mejor es que la adaptes a tus circunstancias y preferencias.

En el corazón de la comarca de La Janda, se encuentra Malcocinado, popularmente denominado La Yeguada, en referencia a sus orígenes,que se remontan a principios de siglo, cuando el marqués de Negrón (dueño de las Lomas) por el año 1920, vendía al Ministerio de la Guerra el cortijo de Malcocinado, en un millón de pesetas.

Los militares establecieron en la zona una yeguada militar, que duró hasta la instauración de la segunda república española, época en la que se promulgó la reforma agraria, la cual propició los poblados de colonización. Llegaron los primeros colonos a Malcocinado, un total de 40,el 4 de enero de 1934 (casi un año después de los Sucesos de Casas Viejas), capitaneados por el impulsor de la reforma y antiguo alcalde de Casas Viejas, Don José Suárez.

Al comienzo las labores campestres, se hacían de manera común, trabajando todos para todos y repartiendo los beneficios en la comunidad; fue en 1949 cuando se repartió la tierra y el ganado, en 40 partes, impulsándose el Malcocinado actual.

Cuenta este núcleo rural con múltiples posibilidades, para los amantes de la naturaleza en todas sus expresiones, desde excelentes explotaciones cinegéticas a magníficas rutas, para recorrer andando o de cualquier otra forma. Fiestas típicas son la romería de Mayo, en honor de San Isidro Labrador.

LA YEGUADA. LOS BADALEJOS

Podemos empezar el itinerario subiendo a la cueva de Algar, pero no recomendamos la incursión a la cueva porque ello debe quedar para los verdaderos espeleólogos. En ella se han encontrado restos prehistóricos, que nos dan cuenta de la riqueza de yacimientos de la zona. No obstante, las vistas panorámicas que se observan compensan el paseo.

Para llegar a ella lo podemos hacer a pie, en bicicleta de montaña o en un cuatro por cuatro por el carril que bordea San José del Malcocinado o la Yeguada. De vuelta un paseo por los abundantes pinares donde abundan los pinos piñoneros, los espinos negros, los torviscos, los aladiernos, las jaras, los ruscos, los maholetos, los mirtos, los lentiscos...

La mañana la podemos completar con una visita a la Yeguada del Tepeyac o la granja de avestruces.

Llegado el momento del almuerzo nos encontramos en un lugar ideal. La oferta es muy variada, pero la utilización de productos naturales, la tradición bien conservada de sus establecimientos y sobre todo, la inmejorable relación calidad-precio, son los denominadores comunes.

Podemos optar por la venta "la Menúa" donde recomendamos los espárragos o las aves en temporada, o por "el soldao" con su especialidad en arroz con pato, faisán, venado, pollo de campo, etc. o la venta "el negrito" en el que no pueden dejar de probar los higaditos de conejo o el más sofisticado "El Caserón" o el más reciente y lujoso "cortijo de los monteros".

LOS NACIMIENTOS. CANTARRANAS. LAS LOMAS

La segunda parte del itinerario se puede hacer por la tarde o en una segunda jornada. Este itinerario es especialmente indicado para realizarlo en bicicleta de montaña (en torno a dos o tres horas de bicicleta), no obstante, también se puede realizar en coche - aunque advertimos del mal estado de los carriles -, a caballo, o en partes, a pie.

En la parte meridional de la Yeguada tomamos el carril que nos conduce a Cantarrana, pasando por la Granja del Tepeyac y hermosos pinares de pino piñonero, antes de llegar a Cantarrana, tomamos una bifurcación hacia la izquierda que nos conducirá a los Nacimientos (Si lo queremos hacer íntegramente en coche seguimos hasta Cantarrana y luego vamos hasta Cucarrete o los nacimientos).

Aquí el entorno natural es maravilloso, sobre un paisaje de arena, que a veces nos hará bajarnos de la bicicleta (el coche no es posible utilizarlo, si se ha ido en él se debe recorrer el camino a pie), nos encontramos abundantes manantiales de agua y una frondosa vegetación, destacando una gran formación de acebuchal con alcornoque, con un gran valor ecológico y considerada como una de las más importantes de Andalucía, pues los acebuches son los más altos de los existentes en toda la región.

Un poco más abajo, cruzando la carretera el terreno se empina, dando lugar a saltos de agua. Este lugar conocido como Cucarrete, ha aprovechado estos saltos de agua tradicionalmente para la instalación de molinos, de los cuales todavía quedan huellas.

La vegetación frondosa (sauces, helechos, chopos, tarajes, juncos...), los saltos de agua, la fauna, las vistas panorámicas recrean un maravilloso conjunto que merece la pena visitarlo. Por ello las potencialidades turísticas de esta zona son excelentes, encontrándose en la actualidad completamente inexplotadas. Hace poco tiempo existía una venta "los molinos", pero en la actualidad se encuentra cerrada.

Si queremos comer en esta zona lo podemos hacer con el clásico bocadillo o en la venta del faisán, ya que la preparación de su venado goza de reconocida fama entre los habitantes de la zona. También podemos ir a comer a la cercana Cantarranas, allí lo podemos hacer en la venta la Tarraya o los Rosales donde podemos dar cuenta del venado, el arroz con conejo o el almuerzo, típico cocido de cerdo que debemos recomendar o en el establecimiento de Manolo Reyes, que hace las veces de tienda, carnicería y bar. No nos resistimos a recomendar el morcón, los chicharones u otros derivados del cerdo recién hecho, pues mata cerdos con regularidad. Si la calidad y naturalidad de los productos lo van a sorprender, seguro que más lo va a hacer el precio, positivamente claro.

Aunque es difícil, recomendamos que se intente visitar el poblado de las Lomas. Esta explotación agrícola privada, cuyo principal accionista es la familia Mora Figueróa, es de acceso restringido, pero conociendo a alguien que viva dentro o llamando por teléfono hay posibilidad de entrar, la aventura que ello supone representa otro aliciente para todo buen turista o curioso que se precie.

Si conseguimos llegar al poblado de la explotación podremos observar todavía huellas del intento de economía autárquica y tecnócrata, que constituyó esta finca en los años sesenta y setenta. Había Supermercado, cine, áreas recreativas, etc.

Todavía quedan la Iglesia, el bar y un centro escolar donde se imparte primaria y secundaria, con su comedor incluido. Capítulo a parte merece la caza. La abundancia de perdices y faisanes, sobre todo, es impresionante. Constituye todo un espectáculo verlos deambular tranquilamente por la plaza o calles del poblado.

Podemos asegurar que no estamos exagerando en lo que se refiere a la caza. Las partidas de caza de Franco en esta zona eran frecuentes y en la actualidad miembros de la alta sociedad y de las grandes finanzas españolas cazan en la finca. Volvemos por la carretera hasta Benalup-Casas Viejas y cuando llegamos en frente de dos ventas y muy próximo al Intituto tomamos el carril que nos conducirá de nuevo a la Yeguada, si hemos dejado allí el coche y lo hemos realizado en bicicleta.

Por el camino podemos ir encontrado la fauna y la flora típica de la campiña de esta zona como el lentisco, palmito, acebuche, carrasca, pino negro... y podemos acercarnos a la granja de avestruces.    



Los pantanos del Celemín y el Barbate

Los pantanos del Celemín y del Barbate se encuentra relativamente próximos. El del Celemín más pequeño y antiguo se ubica en la cuenca del río de su mismo nombre, junto a la carretera de Benalup-Casas Viejas a los Barrios, antes de llegar a las Lagunetas. El del Barbate está situado en el valle del río del mismo nombre, aguas debajo de la confluencia de los ríos Alberite y Rocinejo, a una elevación media de 18m con respecto al nivel del mar, estando el cauce del río a la cota 12. La construcción de ambos ha respondido a un doble objetivo; abastecer de agua de riego a la zona y sobre todo como sistema de protección de inundaciones de la tierra de aguas abajo y en particular de la superficie de la antigua Laguna de la Janda, donde en gran parte de ella se encuentra la actual finca de las Lomas. Pese a estas dos grandes obras y las obras de drenaje en la misma laguna que incluyó un túnel de evacuación de las aguas y secación de todas las tierras que cubrían la laguna, en los años húmedos como los recientes vuelve a inundarse, por ello hay en proyecto y a debate la recuperación parcial, al menos, de dicha laguna de la Janda.

Este itinerario también permite hacerlo en coche, en bicicleta o combinarlo con excursiones a pie. Está especialmente recomendado para los amantes a la naturaleza y se puede realizar en media jornada, una jornada o varias jornadas, a gusto del consumidor. En su seno podemos encontrar especies piscícolas como el barbo, boga, anguila, etc.

Tomando la carretera que va hacia los Barrios, a los dos kilómetros, aproximadamente, tomamos el primer cruce hacía la izquierda en dirección a la presa del Barbate. Muy pronto a la derecha nos encontramos unos grandes eucaliptos, enfrente "el fermeño" y "la garganta el cuerno". Si somos atrevidos y arrojados, siendo conscientes que nos podemos encontrar vacas bravas y que estamos, como en casi todos los parajes naturales, en una finca privada, podemos adentrarnos. Muy pronto, es aconsejable acompañarse de un guía local, nos encontramos con una serie de abrigos que albergan pinturas rupestres. Estas pinturas neolíticas, en su mayoría, también constituyen un monumento a lo que no debería hacerse. Pues junto a ellas y a veces superpuestas, incalificables personas contemporáneas se han dedicado a pintar sobre ellas. Además abundan los trozos de pared donde la huella del robo de pinturas prehistóricas está claro. Si subimos a la cima nos encontramos alrededor de treinta enterramientos antropomórficos. En el apartado del Tajo de las Figuras ya quedó claro la relación de estas pinturas prehistóricas con la muerte. Desde ahí subimos hacía el punto más alto, el mirador natural es maravilloso, oteándose perfectamente los dos pantanos. Bajamos a la carretera y continuamos hasta la presa del Barbate. Aquí podemos pescar, pasear tranquilamente o buscar espárragos, si nos apetece. Si lo que nos gusta es hacer senderismo podemos planear una excursión de unas cuatro horas de duración. Siguiendo la ribera derecha del pantano, entre alcornoques, majoletos, quejigos y acebuches vamos paseando, observando las vistas sobre el pantano, hasta llegar al lugar conocido como "la boca de las puercas", uno de las zonas más bonitas del entorno natural de Benalup-Casas Viejas. Puedes combinar el paseo con la recolección de productos naturales del campo.

Volvemos hasta el cruce y seguimos por la carretera de los Barrios, por la vera del pantano del Celemín. Podemos intentar acercarnos a las islas que este produce, en determinadas épocas se puede acceder sin necesidad de utilizar ningún tipo de barca. Cuando estamos llegando a las Lagunetas, justo 200 metros antes, tomamos un camino a la derecha y atravesamos el puente sobre el río Celemín. Se puede continuar en coche hasta la puerta del cortijo Valle Hermoso. Teniendo en cuenta, que como siempre estamos ante fincas privadas y en fechas concretas los guardas te impiden la entrada, aunque vayamos por caminos con derecho a paso, como en este caso, podemos intentar una excursión de dos horas aproximadas por este camino que atraviesa la finca de Valle Hermoso. Si continuamos el camino llegamos a la Cañada del Valle, impresionante pequeño valle, donde con suerte podemos ver venados. Esta ruta también se puede hacer al contrario, entrando por las instalaciones de la presa del Celemín y saliendo por las Lagunetas.

En estas dos excursiones planteadas es muy interesante la combinación de la flora y la fauna propia de una zona húmeda (el pantano) con la propia de la sierra. En cuanto a flora destacan los tarajes, los acebuches, majoletos, quejigos, lentiscos, alcornoques, madroños, labiérnagos, jaras y agracejos, entre otras especies. Por lo que respecta a la fauna destacan entre las aves acuáticas los ánades reales, zomormujos, lavancos, patos colorados, garzas reales, garcillas bueyeras, garcillas cangrejeras, cigueñas, cigüeñuelas, andarríos, fochas comunes..., la fauna característica de la sierra se compone de aguilas, buitres, buhos, ciervos, corzos, zorros, tejones, meloncillos, etc .

Dificultad: Fácil
   


Parque de los Alcornocales  

Benalup-Casas Viejas está considerada como la puerta natural del Parque de los Alcornocales, pese a lo exigüo de su término municipal, una parte de él está dentro de este parque. Precisemos los límites exactos del parque por la zona oeste, y en concreto aquella que corresponde a Benalup-Casas Viejas; Podemos iniciar nuestro recorrido por los límites en el cerro Albardón hasta las proximidades del Cerro del Espinazuel hacia Majada Verde a través de la Cañada Real, y desde ahí hacia el lugar conocido como Pasada Empedrada, para seguir hacia el cortijo de la Mediana y por la carretera del Celemín en un tramo de unos 400 metros, incluyendo en el Parque el cortijo de Rehuelga, el puerto de los Reyes, el cerro del Laurel y el cortijo de Picazo, continuando hacia el arroyo de Gallardo, dejando fuera el cortijo del mismo nombre, atravesando dicho arroyo a la altura de la Casa de Cuerno. Continúa bordeando la presa de Isla Verde para seguir la margen derecha del río Barbate hasta su conexión con el límite entre los términos municipales de Medina Sidonia y Alcala de los Gazules. Continuando dicha demarcación hasta el cortijo de Ahijones y, atravesando el arroyo de Benalup-Casas Viejas cruza la carretera entre Medina Sidonia y Benalup-Casas Viejas para continuar por el camino de las Cobatillas y la linde de las Cobatillas excluyendo la Loma de Lázaro. Sigue la linde actual del Cortijo del Monte Bajo hasta la Casa Soto, en el Puerto del Lobo, en la carretera entre Alcalá de los Gazules y Benalup-Casas Viejas, continuando por dicha carretera hasta el cruce con la carretera C-440. (Esta información sobre los límites exactos del parque de los Alcornocales ha sido recogida de su página Web )

Son muchos los itinerarios, excursiones y senderos que se pueden hacer en esta zona del parque de los alcornocales

(Ver otras Rutas propuestas por el parque en este apartado)

Dificultad: Fácil
   


Tajo de las Figuras

Les vamos a proponer una de las visitas más enriquecedora e interesante de todas las que se pueden hacer en Benalup-CasasViejas. Y no sólo porque estemos ante una de las estaciones de arte rupestre más importantes del sur de España o porque constituya uno de los monumentos artísticos más relevantes de la provincia de Cádiz, sino también porque a través de su visita podemos entender como vivía el hombre prehistórico, además de observar hermosas vistas - como la que se contempla desde la cueva del Arco-, observar la ganadería extensiva - las vacas existentes son inofensivas -, la fauna - muchas aves, conejos, perdices, venados ( tendréis mucha suerte si los véis), etc. y la flora - entre la que destacan los alcornoques, los acebuches, los lenticos o los palmitos de la familia de las palmáceas (se trata de la única especie de su familia que crece silvestre en Europa).

I.- INTRODUCCIÓN GEOLÓGICA

La acción geológica erosiva de las aguas y de los vientos sobre las rocas areniscas de estas sierras han propiciado la aparición de abruptas y escarpadas formas, que suelen estar surcadas por los llamados "canutos", valles estrechos y profundos de arroyos que gracias al microclima existente dentro de ellos poseen una gran variedad y rica flora. El modelado de las laderas de las montañas, influido por fuertes pendientes, la existencia de sistemas de diaclasas - grandes grietas -, la plasticidad de las arcillas y los deslizamientos y reptaciones de las mismas, pueden ofrecer impresionantes formas alargadas cuya superficie presenta masas de morfología abombada y desgastes o roturas que dan lugar a desplomes, con bellas formaciones de areniscas, covachas o abrigos que han sido utilizados por el hombre desde la Prehistoria. La impresionante mole del Tajo de las Figuras, uno de los que conforma el paisaje de la Sierra Momia, permite la observación de varios de estos fenómenos geológicos, al mismo tiempo que alberga una de las estaciones rupestres más importantes del sur de España.

II.- CONTEXTO TEMPORAL Y ESPACIAL

Aunque hay pinturas que algunos expertos las datan en el Paleolítico superior y otras en la Edad de los Metales, la mayoría de las pinturas se corresponden con la etapa Neolítica. En el Neolítico el hombre ya es sedentario, conociendo la agricultura y la ganadería. Ideológicamente necesita explicarse el por qué de las cosas y para ello utiliza el pensamiento sobrenatural y le preocupan, sobre manera, dos aspectos que son las dos caras de una misma moneda; la fertilidad y la muerte. Ello es lógico en un contexto donde la mortalidad infantil era muy elevada y la edad media se situaba en torno a la treintena de años. Esta importancia de la supervivencia a través de la procreación y la muerte va a explicar gran parte de las características de la vida en el Neolítico; la aparición del pensamiento sobrenatural, la existencia de las diversas deidades, las fiestas y ritos estacionales, y, las manifestaciones artísticas. En efecto, las pinturas, los dólmenes y los enterramientos antropomórficos que vamos a analizar están totalmente relacionados con la fertilidad y la muerte.

Gracias al endorreismo de la zona, en la estación de lluvias se formaba una gran laguna, la conocida Laguna de la Janda, lo que unido a su posición estratégica, cercana a África, concentraba un gran número de aves, hasta convertirlo en uno de los ecosistemas más ricos de España. La posición entre dos montañas en una zona más o menos lluviosas aportaba la existencia de un río, el Celemín, y un rico valle fluvial. Además le tenemos que unir la Sierra con abundancia de caza y posibilidades para la defensa. Es decir, el agua, el valle, la laguna, las aves, los venados, los conejos, los antílopes, los abrigos de la Sierra, etc. constituían un hábitat ideal para vivir. Por cierto, hay que recordar que no vivían en los abrigos, sino en chozas.

III.- ¿PARA QUÉ Y POR QUÉ PINTABAN?

Está claro que los historiadores no se ponen de acuerdo sobre la finalidad de estas pinturas. La teoría sobre el aumento de la caza está descartada por la mayoría de los últimos estudiosos de estas pinturas. Queda, pues, la explicación mágico-religiosa-sexual. Ya veremos como hay pinturas superpuestas unas sobre otras que se diferencias cerca de 500 años, lo que nos indica que estamos ante santuarios con funciones mágico-religiosas. Por otra parte, casi siempre que hay pinturas aparecen tumbas cercanas, lo que demuestra la relación con el tema de la muerte y la importancia que se le otorga a está. Y, por última está el tema de la procreación y la fertilidad. Los falos abundan por todas parte y los rituales de procreación también.

IV.- CRONOLOGÍA Y TÉCNICA PICTÓRICA

En este conjunto pictórico existen tres tipos de estilos, que a su vez se relacionan con tres momentos cronológicos. Es estilo seminaturalista de color rojo claro o negro, donde las figuras aparecen formando escenas y se ve claramente lo que se quiere representar. Corresponde este estilo a finales del Paleolítico superior y Mesolítico. Luego está el estilo semiesquemático, donde predominan los colores rojos oscuros y parduzcos,es más esquemático y esta más cerca de la escritura jeroglífica, siendo pinturas del principio del Neolítico. Por último, están las pinturas de color blanco, las más modernas, de finales del Neolítico, Edad de los Metales o incluso de época romana. Son de estilo esquemático, es decir, que representan una idea no una forma.

V.- ESTADO DE CONSERVACIÓN

En 1914 aparece la publicación sobre las "Pinturas prehistóricas del extremos sur de España Laguna de la Janda)" firmada por Juan Cabré y Hernández Pacheco, dos de los grandes estudiosos de las pinturas rupestres de la época y de la Historia, al que más tarde se les uniría el Abate Breuil, que con sus estudios confirmaron esta zona como la zona de pinturas prehistóricas más importantes del sur de España. Los dos primeros mencionan a D. José Espina, Victor Molina y Rafael Bernal como los habitantes de Benalup-Casas Viejas que dan a conocer al mundo científico el valor de las pinturas. Después de esta consolidación científica numerosos han sido los estudios sobre este entorno, que prosiguen en la actualidad desde la Universidad de Barcelona. El legado arqueológico lo comprenden además de este abrigo, seis más, las tumbas y algunos restos de dólmenes.

Al subir por las escaleras y encontrarnos con las pinturas nos podemos llevar una decepción ante el estado de conservación de ellas. Su visión es deficiente (sobre todo al principio y si no hay humedad en el aire)eso se debe a que las recubre una capa de calcio-carbonato. Esta capa ha sido creada por el hombre en las dos o tres últimas décadas. El motivo es muy sencillo. En condiciones de humedad, cuando llueve sobre todo de Noviembre a Mayo, es la mejor circunstancia para verla. Cuando no había humedad el hombre las ha ido mojando para verlas mejor, y esa agua, no otra, es la que ha creado esa capa de calcio-carbonato que dificultad su visión. Hace 80 años Hernandez Pacheco y Cabré localizaron más de 500 figuras, en este refugio, y hoy se observan cerca de tres docenas de ellas. Su entrada está a unos 3 ó 4 metros sobre el suelo en una pared lisa del Tajo, producida por una falla, por lo que el acceso es difícil. Tiene unos 8 metros de profundidad, una altura entre 1,5 y 2 metros y la anchura de 3 a 4 metros.

VI.-TEMÁTICA

Hay una triple división; por un lado, animales, por otro, humanos, y, por otro, signos abstractos. De entre los animales destacan dos especies; los ciervos y las aves. El ciervo es el protagonista principal de estas pinturas, lo sigue siendo de la fauna actual en estas montañas, hasta el punto que muchos autores opinan que estos hombres lo consideraban una deidad. Las aves también dominan por doquier, es la gran característica de estas cuevas, la repetición de este tipo de animal, hecho que no se da en otras zonas de pinturas rupestre en España. La explicación es sencilla; estamos en la Laguna de la Janda. Además de estos animales, en esta cueva y en las otras seis del conjunto, aparecen toros, zorros, caballos, lobos, antílopes, etc. El segundo tipo de personajes son las figuras humanas, aparecen hombres, niños, mujeres, diosas, etc. El tercer elemento son los signos, de gran importancia en estas cuevas: No olvidemos que el estilo dominante es el esquematismo y que su repetición es tal que muchos autores consideran que estamos asistiendo al inicio de la escritura, aunque sea una escritura jeroglífica. Entre los más importantes destacan nidos, cabañas, lazos, soles, estrellas, barcos y otros cuyo significado no conocemos. Entre todos estos signos los más importantes y que más se repiten es el jeroglífico del "pastor del rebaño" universalmente hallado desde el año 2.000 A. C., signo no sólo indica el orgullo del hombre poseyendo un rebaño de muchas cabezas, sino también pidiendo a la deidad por la proliferación de los mismos.

VII.- PRINCIPALES PINTURAS

En la cueva del Tajo de las figuras, vamos a distinguir dos partes, el vestíbulo y la cámara interna. La escena más importante de todas y la más antigua se sitúa en el vestíbulo, a la izquierda. En esta escena aparecen 9 figuras humanas; tres guerreros, tres mujeres, dos niños y una diosa o virgen. El centro de la escena es un gran ciervo con 12 y 7 candiles (números mágicos ambos). Parece ser que el sentido de esta composición es una oración para la fertilidad de los seres humanos. Nótese que el órgano masculino en hombres y animales siempre está bien aparente y de proporciones exageradas. Esta escena es la más importante y antigua de todo el conjunto rupestre de la zona, esta realizada en estilo seminaturalista, los expertos la datan en el Mesolítico y predomina el rojo claro.

En la parte derecha del vestíbulo aparece otro gran ciervo en rojo más, de estilo también seminaturalista rodeado de una serie de pinturas a penas perceptibles con un estilo más claramente esquemático.

En la cámara interna de la cueva, podemos contemplar tanto en las paredes como en el techo multitud de figuras de todo tipo, destacando los ciervos, aves, símbolos diversos y alguna figura que podría representar la silueta de un barco

VIII.- OTROS RESTOS ARQUEOLÓGICOS

A la salida nos encontramos restos de un posible dolmen, un tipo de enterramiento de la edad de los metales, y tumbas excavadas sobre la roca. La importancia que tenían para estos hombres la muerte está clara, así como su relación con las pinturas. Esperamos que os dejen subir a la Cueva del Arco. Cabré y Hernández Pacheco le pusieron este nombre por el gran arco natural de la misma roca que antecede a lo que es el "abrigo" donde se encuentran las pinturas. Se trata de una concavidad natural al aire libre, donde existe una plataforma a modo de altar. Desde ahí se ve una vista inmensa. Tres grandes grupos de pinturas y estilos vamos a analizar. Por un lado, las pinturas del Mesolítico o principios del Neolítico, las más antiguas. En este grupo de color rojo claro destacan dos figuras humanas desnudas, seguramente un hombre y una mujer, disparando a unos ciervos. A la derecha en el mismo estilo de color rojo bermellón dos figuras animales que podrían ser antílopes.

En la parte izquierda, de estilo semiesquemático, de color rojo oscuro o parduzco, otras figuras más modernas situadas al final del Neolítico. Representan a un toro, otra a una serpiente y otra a un lobo.

Más arriba, aparecen gran cantidad de trazos pictóricos, puntos y símbolos, de estilo claramente esquemático, más tardíos de la Edad de Bronce final o incluso de la Edad del Hierro (mil años antes de Cristo).Son los tres mismos estilos que nos encontramos en la cueva del Tajo de las Figuras.

Otras cuevas o refugios que se encuentra en la zona, pero que posiblemente no os dejen visitarlas son la cueva de la cimera o de los cochinos, la cueva negra, la cueva del Tesoro, las cuevas del Arroyo de los Pilancones y la de las dos puertas. Junto a este gran grupo pictórico que hemos visto, existen en la zona dos más, uno en los Barrios en las cuevas del Bacinete y otro en el Centro de la Sierra de las Momias. De las pinturas de Bacinete tomamos el logotipo del Centro.

Dificultad: Fácil

Fecha de publicación: 16-05-2016

Ayto Benalup-Casas Viejas

C/Cantera, s/n

11190 Benalup-Casas Viejas

Teléfono: 900 71 35 70

Cómo llegar

Accesibilidad